Mar Florès

Archive for July, 2013|Monthly archive page

Aniversario de la Involución Cubana

In Historia, Política y Economía Internacionales on July 29, 2013 at 9:46 pm

revolucioncastristaDerivado del Aniversario del triunfo de la Revolución Cubana, Andrés Oppenheimer realizó una interesante y fundamentada aproximación de los alcances de dicho movimiento en un régimen antiliberal y antidemocrático, que ha perdurado en dicho país desde hace sesenta años.

Sin duda, desde una apreciación de la evolución histórica de América Latina, este acontecimiento es el de mayor trascendencia en el continente desde el descubrimiento de América. Hecho que transformó al sistema capitalista latinoamericano que estaba en marcha y consolidación pero que fue interrumpido por el surgimiento del socialismo cubano.

Este acontecimiento rompió con la hegemonía de Estados Unidos en Latinoamérica, marcando un fuerte antagonismo entre el imperalismo y el Tercer Mundo; en el Caribe se instauraron las fronteras políticas, militares y económicas entre el capitalismo y el socialismo. Cuba se colocó como nueva frontera durante el periodo de la Guerra Fría, generando fuertes tensiones internacionales desde entonces.

“El gobernante de Cuba, General Raúl Castro, celebró el viernes el 60 aniversario del ataque guerrillero al cuartel Moncada que dio inicio a la revolución cubana, pero ese acontecimiento también podría ser recordado como el principio de las seis décadas que marcaron el mayor fiasco político y económico de Latinoamérica.

Es cierto que muchos de nosotros -especialmente los que no nacimos en la isla- hace muchos años vimos a la “revolución cubana” con cierta dosis de admiración romántica. Pero aún si se deja de lado el hecho de que los revolucionarios cubanos derrocaron a una dictadura para instalar a otra, las estadísticas de las últimas seis décadas revelan una historia de miles de muertes sin sentido, una emigración masiva que dividió a casi todas las familias cubanas, y un colapso económico como pocos en el mundo.

En 1958, el año antes de que el líder guerrillero Fidel Castro tomara el poder, Cuba tenía un ingreso per cápita de alrededor de $356 anuales, el tercero o cuarto de Latinoamérica según la medición que se use, señala el economista de la Universidad de Pittsburgh y autor del reciente libro “Cuba en la era de Raúl Castro”, Carmelo Mesa Lago, uno de los más reconocidos expertos internacionales en la economía cubana.

En comparación, Costa Rica era más pobre que Cuba, y países asiáticos como Corea del Sur eran muchísimo más pobres, con un ingreso per cápita inferior a $100 anuales.

Fíjense como han cambiado las cosas desde entonces:

Según estadísticas del Banco Mundial, Corea del Sur -que abrió las puertas a la inversión extranjera masivamente desde principios de la década de 1960- tiene hoy un ingreso per cápita anual de $22 mil 600, Costa Rica de $9 mil 400 anuales, y Cuba de $5 mil 400. Y según varios estudios de Mesa Lago, la cifra de Cuba está inflada por las manipulaciones estadísticas del Gobierno de la isla.

Corea del Sur tiene hoy 276 autos por cada mil personas, Costa Rica 135 y Cuba tan sólo 21, según el Banco Mundial.

En Corea del Sur, el 37 por ciento de la población tiene acceso a internet de banda ancha, comparado con el 9 por ciento en Costa Rica, y sólo el 4 por ciento en Cuba, dice el Banco Mundial.

Mientras Corea del Sur se ha convertido en un centro industrial mundial -sus productos electrónicos Samsung y sus autos Hyundai se venden en todas partes-, y Costa Rica ha atraído fábricas de alta tecnología como Intel, Cuba se ha convertido en un desierto industrial.

La isla ni siquiera ha podido seguir produciendo azúcar o cigarros a los niveles de 1958. Según cifras oficiales citadas por Mesa Lago, la producción de azúcar de Cuba cayó de 859 toneladas a 106 toneladas por cada mil personas en las últimas seis décadas, y la producción de cigarros cubanos cayó de 92 mil 000 cigarros por cada mil personas a 26 mil 000 en el mismo período.

Hasta hace muy poco, los cubanos solían bromear diciendo que los tres mayores logros de la revolución eran la salud, la educación y la dignidad nacional, mientras que los tres mayores fracasos de la revolución eran el desayuno, el almuerzo y la cena.

Pero hoy, hasta la salud y la educación en Cuba han decaído y la dignidad nacional es cuestionable desde que el país se convirtió dependiente económicamente primero de la ex Unión Soviética y últimamente de Venezuela.

Hoy la expectativa de vida en Cuba es de 79 años, la misma que en Costa Rica, e inferior a la de 81 años de Corea del Sur. En el ámbito educativo, Cuba merece crédito por haber eliminado el analfabetismo más rápido que casi todas las otras naciones latinoamericanas, pero su educación universitaria es una sombra de lo que era.

El reciente Ranking QS de Universidades Latinoamericanas, uno de los más conocidos, coloca a la otrora prestigiosa Universidad de La Habana en el puesto 81 en Latinoamérica, muy por debajo de las universidades de Brasil, México, Chile, Colombia, Argentina, Costa Rica, Venezuela y Paraguay.

Cuando le pregunté si funcionarían las recientes reformas pro-libre mercado del General Castro para revertir el desastre económico cubano, Mesa Lago me dijo que “son las reformas económicas más importantes implementadas en Cuba desde la revolución, pero el problema es que las regulaciones excesivas, los controles burocráticos y los impuestos las están obstaculizando”.

Mi opinión: Cuando leía los discursos de los Presidentes de Uruguay, Bolivia, y otros países que participaron junto a Castro en las celebraciones del 26 de julio en Cuba elogiando los supuestos logros de la revolución cubana, no pude evitar plantearme una sencilla pregunta: si Cuba es un país tan exitoso y su pueblo está tan feliz, ¿por qué el Gobierno no ha permitido una sola elección libre en seis décadas? La respuesta es muy simple: porque el régimen cubano sabe que su revolución ha sido un fracaso, y que seguramente perderían una elección libre”.

Andrés Oppenheimer

Twitter: @oppenheimera

Advertisements

Zarpar y navegar

In Política y Economía de México on July 27, 2013 at 4:12 pm

pactopormexico

¿Será capaz este acuerdo político, llamado Pacto por México, sostenible, duradero y efectivo para el país?

El gobierno del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, logró este acuerdo histórico para el arranque de su gestión, y al parecer le apuesta a dicho instrumento de negociación política el éxito de los 95 puntos contenidos en él y firmados con los líderes partidistas estratégicos para ejercer el poder. Si bien es cierto que la pasada contienda electoral de julio no afectó de manera trascendente el Pacto entre actores políticos, el próximo periodo de sesiones en el Congreso de la Unión, y con él las iniciativas que posiblemente condicionen la continuidad y/o efectividad del Pacto por México (esto es, la reforma política y fundamentalmente, la reforma energética), determinarán el futuro de este gobierno, y con él, el de la nación.

Aquí el análisis de Silva-Herzog y solo al tiempo los resultados esperados…

http://blogjesussilvaherzogm.typepad.com/el_blog_de_jess_silva_her/2013/07/zarpar-y-navegar.html

Una mirada del conflicto entre Palestina e Israel

In Historia, Política y Economía Internacionales on July 26, 2013 at 3:58 pm

Palestina e Israel

Recientemente, el Primer Ministro Israelí, Benjamin Netanyahu, anunció que promoverá una iniciativa de ley ante el Parlamento que permita someter todo futuro de plan de paz con los palestinos a un plebiscito nacional. Ante esta propuesta, la sociedad se encuentra dividida, pues una mayoría apoya el establecimeinto de un estado Palestino junto a Israel, pero muchos grupos opositores rechazan esta posibilidad.

Uno de los aspectos que se discuten es la situación actual que se vive en Jerusalén, donde se encuentran santuarios religiosos que se han quedado en medio de la disputa entre Palestina e Israel.

En 1967,  Israel capturó la mitad oriental de Jerusalén, donde viven aproximadamente 180 mil judíos, la mayoría en lugares como Pisgat Zeev, pero también en enclaves en áreas árabes. Casi todos los 220 mil palestinos de la ciudad viven en barrios orientales; existen también importantes sitios sagrados judíos, musulmanes y cristianos en un paso no reconocido por ningún otro país en el mundo. Y a pesar de que los israelíes continúan construyendo viviendas en esa área en conflicto, los palestinos disputan la zona como la capital de un futuro estado.

Internamente, la zona presenta un conflicto entre árabes y judíos pues su convivencia no es precisamente armoniosa o estable. A pesar de que Netanyahu sostiene que los árabes tienen derecho a vivir en cualquier parte de la ciudad, la realidad es otra, pues hay restricciones para los árabes en algunas comunidades donde habitan judíos. Lo que es más, los árabes no votan porque no quieren darle reconocimiento al dominio israelí. Esto es, el oriente de Jerusalén es una mezcla de etnias. En contraste, el occidente es en su mayoría judío.

En 2007, de acuerdo con el Centro Israelí de Estudios de Jerusalén, alrededor de mil 300 de lo 42 mil residentes de Pisgat Zeev eran árabes. En la vecina French Hill, con 7 mil habitantes, un estimado de una sexta parte son árabes también. Neve Yaakov, con 20 mil habitantes, tenía 600 árabes por su parte.

Pisgat Reev es parte del esfuerzo de Israel para fortalecer su presencia en la mitad oriental de Jerusalén, que capturó en la guerra de 1967 para que la habitasen los judíos. Por lo que vivir en ese lugar siendo palestino es un acto nacionalista, al fomentar ahí la presencia árabe.

El Pacto por México: Debilidades y retos

In Política y Economía de México on July 25, 2013 at 9:26 pm

José Woldenberg | (25-Jul-2013)

El Pacto por México fue una agradable sorpresa. (Para mí, por supuesto. Soy incapaz de hablar por alguien más). Los tres principales partidos del país y el gobierno de la República asumían con claridad que no tenían, cada uno por separado, los votos suficientes en el Legislativo para hacer su peculiar voluntad. Que eran necesarios los acuerdos y que si estos eran ambiciosos, abarcadores, con sentido, mejor que mejor. Se trataba -entiendo- de trascender las alianzas puntuales y efímeras que se han repetido a lo largo de los últimos 16 años, pero también de dejar atrás los sueños guajiros de construir mayorías artificiales en el Congreso. Resultaba del reconocimiento de una realidad del tamaño de una catedral y ofrecía una ruta de transformaciones para el país.

Arrancó con logros nada despreciables. Las reformas constitucionales en materia de educación y telecomunicaciones fueron sus primeros frutos. El nombramiento de los integrantes de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación les siguió. (Faltan por supuesto las reformas legales en las respectivas materias y está en curso el nombramiento de los titulares de Ifetel y la Comisión Federal de Competencia). Probó ser, con el concurso de las tres principales fuerzas políticas, un mecanismo capaz de dar frutos relevantes.

Sin embargo, desde muy temprano también aparecieron sus debilidades y se anunciaron los que serían sus retos mayores. En el PAN y en el PRD brotaron casi de inmediato las diferencias, las fracturas. Fue público y notorio que en el seno de ambos partidos existían corrientes a las que no les gustaba la fórmula de procesamiento del Pacto y/o sus contenidos y/o su significado. En el caso del PRI, al parecer, esas tensiones no se han presentado -o no con la fuerza en que han aparecido en los otros partidos- porque de nuevo la Presidencia de la República es capaz de alinear a los miembros de su partido. El siempre ambiguo tema de la disciplina sin la cual los partidos dejan de serlo.

Lo cierto es que los partidos suelen ser constelaciones complicadas. No son ejércitos y menos iglesias. Aunque compartan una “fe” y existan órganos de dirección jerárquicos, normalmente están poblados por corrientes, grupos, tribus (como las quiera usted llamar), que expresan sensibilidades, diagnósticos, idearios y ambiciones y alucines diversos. Su dinámica marca no solo la vida interna de la organización, sino modela su perfil. Y al parecer, ello no fue tomado en cuenta por las direcciones del PRD y el PAN (o para no exagerar, no fue tomado en cuenta con suficiencia). De tal suerte que el Pacto, que tan buenos augurios presentaba para el conjunto, se ha convertido en la manzana de la discordia en los partidos. El espectador tardío y naif bien puede preguntarse: ¿qué hubiera pasado si en el procesamiento y firma del Pacto hubiesen participado los coordinadores parlamentarios de los partidos o los portavoces de las corrientes que se sintieron excluidas de tan ambiciosa iniciativa? Una pregunta a destiempo, quizá buena para la especulación.

Pero además, para el periodo de septiembre parece anunciarse el desafío mayor del Pacto: la discusión y eventual aprobación de las reformas fiscal y energética. Dentro de los “acuerdos para el crecimiento económico, el empleo y la competitividad” aparecen enunciados dos grandes temas: 1) “Una reforma energética que sea motor de inversión y desarrollo” y 2) “Una reforma hacendaria eficiente y equitativa que sea palanca del desarrollo”. Y aunque en el caso de la primera se asienta con cuidado que: “Los hidrocarburos seguirán siendo propiedad de la Nación. Se mantendrá en manos de la Nación, a través del Estado, la propiedad y el control de los hidrocarburos y la propiedad de Pemex como empresa pública. En todos los casos, la Nación recibirá la totalidad de la producción de Hidrocarburos. (Compromiso 54)”, no solo la tensión crece, sino que el PAN ya anunció que presentará, por su parte, una iniciativa en la materia.

Son dos temas sensibles que no pueden discutirse el uno sin el otro, e incluso sin hacer explícito y mensurable el horizonte dentro del cual se insertan, pero que sin duda tensionarán no solo las relaciones entre los firmantes del Pacto, sino en el seno de la misma sociedad. ¿Serán capaces los autores del Pacto de generar iniciativas conjuntas en esas materias? ¿O cada uno de los participantes pondrá sus aspiraciones sobre la mesa? ¿Se formarán con ello nuevos alineamientos o se mantendrá viva la noción de un pacto inclusivo? Son preguntas que se resolverán en las próximas semanas y meses.

Por lo pronto, más allá del desenlace puntual, volvemos a enfrentarnos, como país, a una realidad más grande y profunda que el Océano Pacífico: los acuerdos entre partidos son la pieza imprescindible para que cualquier reforma logre cuajar. Y si no se construyen, pues no habrá. Eso hoy lo entiende todo el mundo, aunque los acuerdos -los pactos- sigan teniendo tan mala opinión pública y prensa entre nosotros.

Criminalisation de la politique

In Le Monde on July 14, 2013 at 5:12 am

Par Alain Garrigou

En confirmant le rejet des comptes de campagne de Nicolas Sarkozy, le Conseil constitutionnel n’a pas seulement sanctionné un cas particulier d’infraction. A considérer l’ensemble des affaires qui défraient la chronique française, il existe un problème bien plus vaste. S’il s’agissait d’un complot comme le prétendent les uns, ou de la malignité d’un camp politique, comme le disent les autres, les choses seraient déjà fort graves. Elles le sont encore plus.

Deux hypothèses
Les règles du jeu politique
Et si…
Le rejet des comptes de campagne de Nicolas Sarkozy a déclenché une réaction de mauvaise humeur compréhensible chez le candidat vaincu, ses fidèles et beaucoup de sympathisants UMP. La rhétorique du complot a évidemment fleuri en ces temps de montée de paranoïa collective. Il est vrai que la multiplication des affaires, la plupart mettant plus ou moins directement en cause l’ancien président de la République, est si impressionnante qu’elle ne peut être mise au compte du simple hasard (lire « Le fiasco légal du financement politique »). Il reste donc deux explications possibles : ou bien Nicolas Sarkozy et les siens sont victimes d’un acharnement judiciaire ou bien ils ont manifesté un grand mépris pour la légalité.

Deux hypothèses

Les clivages partisans se greffent aisément sur cette alternative. L’interrogation ne devrait pourtant pas être partisane mais simplement rationnelle. Il existe bien sûr un intérêt manifeste pour le camp de Nicolas Sarkozy à soutenir la thèse du complot en s’appuyant sur l’accumulation des scandales. Et il y a quelque chose d’invraisemblable dans ces mises en accusation tous azimuts : de magistrats de gauche (quand on sait le groupe social plutôt conservateur), de journalistes de gauche (quand on sait la presse plutôt de droite par la propriété), ou de pouvoir socialiste dictatorial (quand d’autres l’accusent de mollesse ou de « manque de courage »). Plus grave est d’ignorer les règles de droit qui s’appliquent dans ces affaires judiciaires, ou de mettre en doute le professionnalisme des magistrats. On n’a pas besoin ici de se lancer dans une longue critique de la vision conspirative pour l’infirmer. Ce qu’on ne sait pas, c’est simplement jusqu’où les dirigeants croient ou ne croient pas ce qu’ils disent. Font-ils cyniquement de la politique pour se défendre et défendre leur parti ou parce qu’il leur faut se montrer solidaires ? Participent-ils à ce style paranoïaque qui contamine de plus en plus les troupes de droite ? Si c’est le cas, ils jouent avec le feu. Mais c’est un autre sujet.

Lire Richard Hofstadter, « Le style paranoïaque en politique » dans Le Monde diplomatique de septembre 2012 Quant à l’autre thèse, celle d’une criminalisation du monde politique, elle s’appuie sur la prolifération des affaires, oubliant parfois que la question s’est déjà posée dans les années 1990. Elle tend communément à diaboliser Nicolas Sarkozy et les siens, accordant sans doute trop d’importance à l’individu, comme on a souvent reproché d’accorder trop d’importance aux chefs et pas assez aux forces collectives. Si l’on en revient aux faits, le problème soulevé paraît autrement plus sérieux et grave qu’un complot ou que la faute d’un groupe et de son chef. Bien sûr, les faits incriminés existent à un certain degré et marquent a minima un faible souci de la légalité. Il faut donc en revenir à la politique comme activité de direction de la société avant de considérer tel ou tel homme, tel ou tel camp.

Les règles du jeu politique

Le livre de l’anthropologue Frederik G. Bailey, Les règles du jeu politique, commençe par une anecdote édifiante et dérangeante. Spectateur par hasard des transmissions télévisées des séances de la commission Vallachi, cet homme de la Cosa Nostra qui témoignait devant une commission sénatoriale américaine en 1962, il s’étonnait d’une impression de déjà-vu. Lors de son audition, le mafieux décrivait en effet des relations criminelles pour le contrôle des territoires familières à l’anthropologue. Lui les avait rencontrées dans des tribus d’Asie centrale et dans les systèmes les plus divers. Elles lui faisaient penser « aux villages des Indes où [il] avait vécu, aux descriptions faites par [ses] collègues de la vie campagnarde en Angleterre et en Amérique, à Harold Nicholson menant une campagne électorale dans l’Angleterre d’avant-guerre, aux manœuvres d’Asquith et de Lloyd George pendant l’automne 1916, au général de Gaulle et aux colons d’Algérie et — constamment — à ce qui se passe autour de [lui] à l’Université [1] ». Découvrant ce qu’il est convenu d’appeler des affinités structurales, Bailey ne soutenait pas que la politique fût une activité criminelle. Cependant, il ne pouvait pas être dupe de l’audace de sa comparaison et ignorer la proximité substantielle qu’il suggérait : l’usage de la violence, le contrôle des territoires et des hommes. En somme, il en faut toujours peu à la politique pour qu’elle se criminalise. Le financement politique est le terrain par excellence ou la tentation et la dérive sont les plus grandes. Il n’y a qu’à constater la facilité avec laquelle les financements illicites sont devenus la règle pragmatique du financement partisan. Des gens parfaitement honnêtes par ailleurs ont pu manipuler des valises de billets de banque sans le moindre scrupule : « cela se faisait ainsi ».

Par ailleurs, la politique, comme toute activité stratégique, implique un réalisme cynique et un usage instrumental du droit qui ne sacralise pas la règle normative mais la considère en fonction de son utilité pratique. On gagne ou on perd, et le moyen importe peu, ou seulement secondairement : de toute façon, les autres font pareil. Les justifications font penser à la défense du dopage dans le sport : « on ne peut gagner le Tour sans se doper ». Enfin, la conquête du pouvoir suppose une supériorité qui affranchit des règles communes. Il n’y aurait cependant rien d’irrémédiable puisque ces propensions augmentent ou diminuent selon les temps. C’est le travail des sciences sociales que d’essayer d’examiner les raisons de ces fluctuations. Peut-on trouver des raisons à la criminalisation de la politique ? La réponse est clairement affirmative : l’affaiblissement des convictions idéologiques, la professionnalisation, la généralisation du marketing et donc de ses principes manipulatoires. Si un cynisme ordinaire est sans doute solidaire de l’action politique, il semble l’avoir totalement l’envahit.

Et si…

Après le rejet des comptes de campagne de Nicolas Sarkozy, l’indignation a été si forte qu’elle a suscité une mise au point du président de la Commission nationale des comptes de campagne et des financements politiques (CNCCFP) pour signaler que le dépassement financier n’était qu’une des causes du rejet (Libération, 5 juillet 2013) : à celui-ci — déjà réévalué par rapport à ce qu’en disaient les défenseurs de Nicolas Sarkozy (1,7 million d’euros soit plus de 8 %) —, s’ajoutait un défaut de sincérité (avec la dissimulation de certains dépenses) et un défaut de coopération (par le refus de transmettre les dépenses de l’Elysée). Certaines dépenses ont donc été dissimulées, et des pièces sont aujourd’hui introuvables, comme les factures des sondages pour les années 2011 et 2012. Nul ne doute que la broyeuse à papier ait bien fonctionné : le cas échéant, il faudrait donc ajouter à cette liste le délit de destruction de documents administratifs. Difficile à prouver, certes.

Quand un tricheur est pris en faute, on s’étonne toujours de sa naïveté ou de sa maladresse. Dans les protestations contre le rejet des comptes de Nicolas Sarkozy, un argument a ainsi été utilisé avec quelque gêne : s’il avait gagné l’élection, il en serait allé autrement ! En 1995, le président du Conseil constitutionnel, Roland Dumas, avait pourtant validé les comptes de campagne d’un précédent candidat battu, Edouard Balladur : le Conseil ne pouvait aller contre l’expression de millions d’électeurs, arguait-il ! On ne peut s’empêcher de ressentir quelque gêne face à qui fait si peu de cas de l’Etat de droit avec autant de réalisme. Si seulement Nicolas Sarkozy avait gagné… Mais alors, pourquoi s’encombrer d’institutions de contrôle légal ? On se souvient de la façon dont les affaires menaçant Jacques Chirac en 2002 avaient été closes avec — ou par — sa réélection. Un président est intouchable et il faut attendre sa mort ou sa diminution physique pour le condamner. Cela semble aussi valoir pour un Premier ministre. Et au-delà ? La justice a des lenteurs opportunes sans qu’on puisse la suspecter de calcul et encore moins de complot. Lente par principe, elle doit composer avec les avocats professionnels du ralentissement.

Si Nicolas Sarkozy avait été réélu, il n’y aurait vraisemblablement pas eu de poursuites judiciaires. Plus d’affaire Bettencourt, ni d’affaire des sondages de l’Elysée, pas d’affaire Tapie et… pas de rejet des comptes de campagne. N’est-ce pas un encouragement à justifier les moyens, tous les moyens, par la fin ? Il est intéressant à cet égard de savoir que Nicolas Sarkozy avait été prévenu par la CNCCFP des risques encourus dès décembre 2011, soit plusieurs mois avant la déclaration de candidature. Autrement dit, ces avertissements étaient restés lettre morte. On ne fera pas au candidat l’injure de conclure à sa légèreté. La conquête du trophée suprême en vaut bien la chandelle. Il faut simplement ne pas se tromper, quand gagner est synonyme d’impunité. Un sentiment généré par l’exercice du pouvoir mais aussi bien le résultat d’un calcul. Voila donc le type de jeu dans lequel peuvent s’engager les politiques : le tout pour le tout, ou la définition du « gros jeu ». En d’autres temps, la nécessité de gagner provoquait les coups d’Etat. Ainsi Karl Marx expliquait-il le coup d’Etat de Louis Bonaparte, son « vol de l’aigle » ironisait-il, par la nécessité d’échapper à ses dettes.

Aujourd’hui, il faut assurément se réjouir devant la sanction de la compétition politique, et le fonctionnement régulier de la justice. Il faut pourtant s’inquiéter que ce fonctionnement soit si dépendant de l’issue des luttes politiques. Si cette justice indépendante que chacun célèbre, souvent avec une énorme et évidente mauvaise foi, est si peu réelle pour ceux qui sont au sommet de l’Etat, c’est justement parce qu’elle est conditionnelle et que les infractions se nourrissent de l’incertitude de la sanction judiciaire. Les règles du jeu ne sont pas encore satisfaisantes.

http://blog.mondediplo.net/2013-07-12-Criminalisation-de-la-politique

Pobre Servicio Exterior Mexicano de Carrera

In Política Exterior Mexicana on July 13, 2013 at 4:42 am

Por Leonardo Ffrench Iduarte
Embajador de México de Carrera, jubilado.

El Servicio Exterior Mexicano de carrera (SEM) fue fundado en 1829. Es el más antiguo servicio civil de carrera en nuestro país. Le ha dado a México grandes satisfacciones, entre ellas, el que de su seno hayan surgido los dos primeros mexicanos ganadores de un Premio Nobel. Además, su concepción y estructura fueron base para la creación del servicio civil de carrera, iniciado durante la administración del Presidente Fox. Sin embargo y a pesar de lo anterior, hoy podría considerársele como “una especie en vías de extinción”…

Afirmo lo que antecede porque el último día de sesiones de la LXI Legislatura, la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, dictaminó favorablemente, sin un solo voto en contra, una iniciativa integral de reformas a la ley vigente del SEM que lo actualizaba, fortaleciendo su estructura y, por primera vez en la historia, velando por la precaria situación por la que atraviesan sus integrantes que han pasado a la jubilación forzosa u obligatoria, por tener “la desgracia” de haber cumplido 65 años de edad. Esta iniciativa integral de reformas fue elaborada por tres diputados del PRI, Heliodoro Díaz Escárrega, Carlos Flores Rico y Beatriz Paredes.

Paradójicamente, la propia Comisión de Relaciones Exteriores de la citada Cámara de Diputados, pero ahora de la LXII Legislatura, encabezada por otro diputado del PRI, Eloy Cantú Segovia, decidió desecharla, con algunos argumentos ridículos, como considerar que si se aumentaba a 70 años la edad de jubilación obligatoria, se violarían preceptos de la Ley Federal del Trabajo (…), olvidando que los miembros del SEM, como todos los trabajadores al servicio del Estado, pueden jubilarse voluntariamente al cumplir 55 años de edad, con una antigüedad mínima de 15 años. Así como considerar que si en la SRE se creaba un fondo para pensiones complementarias, como existe en la Suprema Corte de Justicia y en el Tribunal Superior de Justicia, entre otras instituciones de la administración pública federal y más recientemente en la UNAM, se afectarían las finanzas del ISSSTE…¡Qué absurdos!

Mientras no se fortalezca al SEM de carrera, en todos los rangos de las ramas diplomática-consular y técnico-administrativa, como lo proponía la iniciativa integral de reformas recientemente desechada, México seguirá perdiendo elecciones para que destacados ciudadanos encabecen organizaciones internacionales, como fue recientemente el caso de la Organización Mundial de Comercio (OMC), y algunos años antes de la OMS, la OPS, la Expo Mundial 2010, la OEA y el FMI.

Tal parece que nuestras altas autoridades no acaban de entender que lo que se destine del presupuesto federal al SEM no es un gasto, sino una inversión. Así lo comprenden Brasil y otras naciones que han desplazado a México del lugar privilegiado que ocupó durante buena parte del siglo veinte. Países iberoamericanos, menores que el nuestro en población, nos superan en número de embajadas y de consulados, así como de personal de carrera. Ni se diga de una potencia como EUA.

Es así que, por ejemplo, Argentina tiene 82 embajadas, Brasil 125, Cuba 123 (con 11 millones de habitantes), España 118 y México solo 75, con 112 millones de habitantes. (EUA 171). En cuanto a consulados, Argentina tiene 60, Brasil 61, España 88 y México 67 (50 de ellos en EUA). Y en personal de carrera Argentina tiene 2,316 integrantes, Brasil 4,415, España 3,317, México únicamente 1,200. (EUA 15,150).

Si México desea en serio, como lo han declarado en variadas ocasiones el Presidente Peña Nieto y el Secretario de Relaciones Exteriores Meade Kuribreña, convertirse en un actor con responsabilidad global y recuperar buena parte del prestigio e imagen que lo distinguieron durante casi todo el siglo veinte, deberá primero fortalecer al SEM de carrera en todos sus rangos, porque este SEM es, quiérase o no, la infraestructura sobre la que se puede construir una sólida política exterior. De otra manera, si continúan improvisándose a políticos como diplomáticos y cónsules “a la carrera”, se acelerará su extinción y más pronto que tarde asistiremos a su entierro.

Reforma Migratoria

In Política Exterior Mexicana on July 2, 2013 at 1:58 pm

frontera mx euaA propósito de la aprobación de la propuesta de la Reforma Migratoria en Estados Unidos, la cual contempla ampliar medidas de seguridad en la frontera con México, resulta contradictoria con la idea de contar con una reforma moderna, estable y humana, así como una zona fronteriza que contribuya al desarrollo de la región competitiva que ambos países buscan impulsar.

Ante esto, el gobierno mexicano respondió que las bardas no unen a los dos países y que buscará que el país vecino del norte reflexione respecto a la muralla militarizada que Estados Unidos creará en la frontera. Es una actitud que no abona a la buena vecindad, a la prosperidad e integración en la región y tampoco a relaciones diplomáticas productivas. Este tipo de medidas se alejan de los principios de responsabilidad compartida y buena vecindad que ambas naciones han decidido promover.

Al parecer, los legisladores norteamericanos no consideran que la frontera sea un área de prosperidad, y al mismo tiempo, de oportunidad para el bloque norteamericano de cara al comercio internacional. La población de los municipios y condados fronterizos de ambos países suman alrededor de 14 millones de habitantes. Los 10 estados fronterizos constituyen la cuarta economía del mundo. El 70 por ciento del comercio bilateral se realiza por la frontera. Un millón de dólares por minuto y más de un millón de cruces de personas diarios expresan el  intercambio de comercio bilateral entre México y Estados Unidos. En resumen, para fomentar la productividad de la frontera, crear empleos y bienestar en la población que ahí habita, deben implementarse políticas públicas compartidas, que mejoren la infraestructura y la administración de la zona. Sin embargo, enviando aviones no tripulados, levantando una muralla y criminalizando a los indocumentados, no es un buen presagio de la futura relación bilateral en este sentido. 

Antonio Nunez on Storytelling

Brand Storytelling - Corporate Storytelling - Personal Storytelling - Political Storytelling

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Experimentación en innovación educativa

Campaña permanente

El blog de Comunicación política de Rafa Laza

Ana Ramírez de Arellano | Marketing Político Internacional

Blog dedicado a la campañas digitales en política internacional.

Politica 2.0

Acción politica en la Sociedad de la Información

christiangutierrez

Otra visión de la Política

Sociedad Conectada. Voz y Voto.

Opiniones sobre Tecnología, Sociedad y Administración Pública

De Revolutionibus Orbium Argentum

Sobre el movimiento de las esferas argentinas

%d bloggers like this: