Mar Florès

Reflexiones en torno a la Celebración de la Independencia de México

In Política y Economía de México on September 16, 2013 at 2:03 am

México, Hacia un Nuevo Sistema de Gobierno

Image

Hoy que celebramos en el país un año más del grito de nuestra independencia, del fin del dominio español de nuestro territorio, del nacimiento de nuestra nación y con ello, del surgimiento de nuestra identidad nacional, resulta pertinente reflexionar respecto a este primer aniversario, durante la presente administración federal.

En la coyuntura actual del sistema político mexicano, la necesidad de darle un giro al estilo de gobernar es fundamental en la construcción del régimen democrático, teniendo en cuenta que la democracia se organiza a través de instituciones que buscan generar confianza y respeto.

Desde 1821, que inició la guerra por la independencia mexicana, a través de diversos cambios en la estructura social y política y a lo largo de profundos lapsos históricos, hemos comprobado que cuando un gobierno se determina autosuficiente y capaz de resolver los problemas públicos por sí solo, la posibilidad de contar con un gobierno abierto e inclusivo (que cuente con la participación de la sociedad) es absurda. Es decir, es nula la suma gobierno más sociedad en la búsqueda de soluciones a las demandas ciudadanas, o mejor dicho, del bien común.

Desde esta perspectiva, hoy ya no resulta viable un gobierno cerrado, característico de un sistema autoritario, regido por las “reglas no escritas”, que no significan otra cosa más que arbitrariedad, irresponsabilidad, corrupción e impunidad de los servidores públicos, quienes entienden la función pública como botín y no como servicio.

Lo anterior se manifiesta en la crisis de legitimidad del Estado, de la representatividad política, cuando la sociedad deja de creer en las instituciones y en los políticos; le pierde interés a los acontecimientos políticos porque no tiene acceso a la información pública y toma finalmente la decisión de renunciar a participar en la cosa pública; esto es evidente en la baja recaudación de impuestos, así como en el alto grado de abstencionismo en las elecciones.

De tal suerte que en lo político-administrativo el México de hoy debe buscar reordenar y modernizar los modelos y programas políticos tradicionales.

Bien dice Anthony Giddens que en los países democráticos, los políticos tienen que escuchar a la opinión pública. Lo que significa que hoy por hoy la posibilidad de discusión y de elección conlleva al entendimiento de que en la política y en la administración pública los resultados son cada vez menos predecibles por la variedad de circunstancias en la toma de decisiones. Y es que en dicho marco contextual, se supone que la sociedad y el gobierno juntos determinan lo que habrá de hacerse en beneficio de ambos.

Es claro que en un México totalmente distinto al control de la sociedad por la vía jerárquica, donde se acentúa la distancia entre gobierno y sociedad, la acción del gobierno se vuelve inoperante y disfuncional cuando se pretende darle continuidad al modelo anterior.

De ahí que, siguiendo a Giddens, en una sociedad postradicional, la autoridad ya no pueda legitimarse mediante símbolos tradicionales o diciendo simplemente -así es como se han hecho siempre las cosas-. Hay que entender que eso se acabó porque la sociedad ya no está dispuesta a tolerar más un gobierno corrupto, ineficiente e ineficaz, incapaz de satisfacer las demandas. El político que no lo entienda así, que piense que se puede vivir todavía de la política, a costa del erario público, simple y sencillamente estará fuera de todo juego político en la búsqueda de acceso al poder, porque no estará ubicado en la realidad.

La cuestión de fondo es pues, reconocer que el nuevo sistema de gobierno mexicano debe ajustarse a las nuevas circunstancias, donde el principio de la legalidad de las instituciones debe ser el rector de las acciones del gobierno (para que ningún gobernante pueda hacer nada más allá de lo que está en la ley).  La participación ciudadana será determinante en la toma de decisiones del gobierno, coadyuvando a la prevención de los abusos de poder y a la redignificación de la política. No es suficiente preocuparse por escuchar la voz del pueblo cuando lo que se quiere es el voto, lo importante es no dejar de oírla mientras se gobierna. De no ser así, ésta se hará escuchar y probablemente será muy tarde para reivindicarse, al menos en el corto plazo.

A diferencia de aquel viejo sistema de gobierno, el sistema de gobierno abierto y participativo sí ofrece a nuestro sistema político, como describe Ricardo Uvalle, el conjunto de acciones que se llevan a cabo en consonancia con la vida pública, ya que toma en cuenta la opinión pública, la cooperación ciudadana y las iniciativas de los grupos no gubernamentales. Un gobierno abierto incorpora a su agenda institucional los valores de la responsabilidad pública, rinde cuentas a la sociedad, corrige errores y omisiones, interactúa con los ciudadanos y su sistema de pesos y contrapesos se rige por la democratización del poder.

Sólo falta que la clase política lo tenga presente y lo lleve a la práctica, si tiene la voluntad política de impulsar el proceso de cambio en la forma de gobernar hoy en día. De este modo, no tendríamos un sistema político corrupto (que no puede serlo por sí mismo, sino por las personas que lo hacen corrupto); en contraste, estaríamos hablando, entre otras cosas, de un gobierno regido por un servicio civil de carrera en la selección del personal de la función pública, que asume la responsabilidad de garantizar con eficiencia y eficacia el cumplimiento de su deber, que actúa con transparencia en el manejo de los recursos públicos.

En síntesis diría, que más allá de los modelos conceptuales para interpretar los procesos que ha vivido la nación mexicana desde su nacimiento, bajo estas premisas que propongo para la reflexión de este aniversario, considero que tanto gobierno como sociedad hemos aprendido grandes lecciones en la construcción de nuestro régimen democrático; y si bien hemos avanzado en distintos aspectos, falta mucho camino para consolidar una república democrática, representativa y federal. Así que no basta con estar conscientes de ello y reflexionarlo, sino actuar en consecuencia, porque no se aprende lo que no se aplica.

Esa es la independencia nacional que me gustaría celebrar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Antonio Nunez on Storytelling

Brand Storytelling - Corporate Storytelling - Personal Storytelling - Political Storytelling

CNNEspañol.com

Ultimas Noticias de Estados Unidos, Latinoamérica y el Mundo, Opinión y Videos

Campaña permanente

El blog de Comunicación política de Rafa Laza

Ana Ramírez de Arellano | Marketing Político Internacional

Blog dedicado a la campañas digitales en política internacional.

Politica 2.0

Acción politica en la Sociedad de la Información

christiangutierrez

Otra visión de la Política

Sociedad Conectada. Voz y Voto.

Opiniones sobre Tecnología, Sociedad y Administración Pública

De Revolutionibus Orbium Argentum

Sobre el movimiento de las esferas argentinas

%d bloggers like this: