Mar Florès

Posts Tagged ‘México’

El Negociador Mexicano

In Negociación Política y Cabildeo on October 14, 2013 at 3:32 am

méxico y japón

En negociación, es fundamental entender cómo negocian otras culturas para poder llegar al éxito en las negociaciones globales. Las diferencias culturales pueden ser un obstáculo para un acuerdo, sobre todo cuando una de las partes pone sobre la mesa una serie de supuestos que la parte contraria no percibe: quién tomará las decisiones clave, qué tiene valor y qué sucedería si se llega a un acuerdo.

De acuerdo con especialistas en el tema, el estilo de los mexicanos se distingue por ciertos valores culturales que pueden distinguirse en dos grupos:

1) Valores fundamentales para la estabilidad social y moral del país, profundamente arraigados en nuestra idiosincrasia:

  • Familia (el factor más importante en la vida de los mexicanos)
  • Religión (90 por ciento de la población es católica, es un factor de unión y coherencia social; la Virgen de Guadalupe es un simbolismo)
  • Relaciones interpersonales (se da mucha importancia al individuo, al respeto a la persona y al reconocimiento, no a la tarea)
  • Nacionalismo (orgullo por la historia y tradiciones mexicanas)
  • Actitud ante el trabajo (los jefes y supervisores deben conocer bien a los subordinados, respetarlos como personas antes de esperar que éstos cumplan con una tarea; no son solo un medio para realizarla)
  • Sensibilidad (no acepta la crítica con facilidad, le gusta trabajar en un ambiente agradable y armonioso)
  • Etiqueta (manifestaciones de educación y cortesía que algunos negociadores extranjeros ven como falta de agresividad del mexicano)

2) Costumbres, hábitos y conductas que no afectan los valores fundamentales pero que pueden modificarse y adaptarse con el tiempo:

  • Puntualidad (el tiempo es visto como un valor relativo, es demasido optimista calculando los tiempos)
  • Compromiso (uso constante de buenas intenciones que no siempre se convierten en acciones)
  • Ética (basada en principios morales del catolicismo pero en la práctica se incurren en diversos actos de corrupción)
  • Relaciones con el superior (alto sentido de lealtad al jefe, dificulta autoconfianza, responsabilidad y toma de decisiones efecivas)
  • Individuo y equipo (enfoque del trabajo individualista; es necesario desarrollar el trabajo en equipo con responsabilidad compartida)

En México, como en cualquier otro país, el estilo de negociar está sujeto a costumbres, tradiciones y aspectos culturales. La transición hacia la democracia en el país trajo consigo considerables cambios en la vida social, económica y política, generando nuevas actitudes en las generaciones de jóvenes que interactúan en un mundo cada vez más liberal y globalizado. Aunque los valores fundamentales y tradicionales están vigentes.

Conforme a un estudio realizado por una firma consultora canadiense (Baker & MacKenzie), los aspectos más sobresalientes del estilo mexicano de negociar serían:

  1. Los asuntos pueden llevarse dos o tres veces más tiempo que lo normal. La paciencia y la resistencia son virtudes indispensables para el ejecutivo extranjero en México.
  2. Los negociadores mexicanos asumen un enfoque muy paternalista durante las discusiones, por lo que no hacen comentarios ni correcciones a los errores u omisiones que comenten sus jefes o directores.
  3. La jerarquía y las tradiciones que privan en el lugar de trabajo dificultan la toma de decisiones a niveles inferiores.
  4. Los negociadores mexicanos tienen necesidad de motivación y formación para desarrollar un sentido de responsabilidad sobre la eficacia en términos del costo de las funciones que manejan.
  5. Las contrataciones se hacen pasando por alto los procedimientos administrativos y con base en recomendaciones de familiares y amigos. Esta situación crea una carencia de personal con la suficiente capacitación en los niveles intermedios de las empresas.
  6. Las empresas extranjeras instaladas en México, cada vez están más convencidas de la necesidad de contar con negociadores mexicanos para desarrollar sus actividades en el país.
  7. Una importante fortaleza de los negociadores mexicanos es su habilidad para mantener relaciones armoniosas, entre superiores y subordinados, mientras que su debilidad es la toma de decisiones y la dependencia excesiva hacia sus superiores. En general, a nivel intermedio, los negociadores no participan en la planeación de la negociación.

La percepción y experiencia de los negociadores extranjeros en México demuestra que los valores culturales que nos distinguen han definido el perfil del negociador mexicano a lo largo de buena parte de nuestra historia y han determinado en gran medida el curso de las negociaciones que los mexicanos han realizado en los diversos ámbitos.

A partir de décadas recientes, en que se ha transformado el sistema político mexicano, la estructura de poder, las relaciones con el exterior, y en general, la inserción de México a un mundo globalizado, surgió el interés por formar nuevas generaciones de profesionales en materia de negociación, al principio formados principalmente en universidades extranjeras y más tarde, en universidades prestigiadas del país.

Esto quiere decir que las costumbres, hábitos y conductas que han afectado no solo la imagen del país sino de los tomadores de decisiones en los diversos ámbitos de la vida social -gobierno, empresas, cuerpo diplomático- buscan adaptarse de mejor forma a los tiempos actuales y evitar cometer desaciertos que en el pasado nos dejaron lecciones memorables. Cito el ejemplo del caso de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en la que un negociador estadounidense cercano al proceso señala las fallas en la estrategia de negociación mexicana:

“…los temas de negociación se dividieron en 19 grupos de trabajo. México designó 8 negociadores principales para que cada uno manejara 2, 3 y hasta 4 grupos. A medida que la negociación avanzó, el trabajo aumentó y algunos de los jefes negociadores no pudieron estar en todas las mesas. En Dallas, algunas reuniones no pudieron llevarse a cabo por esta razón. Mientras que los estadounidenses y canadienses tenían negociadores para cada grupo, en la parte mexicana una misma persona era el negociador principal en varios grupos. Esto puso en desventaja a los mexicanos”.

Así pues, si buscamos tener mayor capacidad de negociar, debemos profesionalizar al cuerpo de negociadores tanto en gobierno como en empresas mexicanas, y desde luego en el cuerpo diplomático. Es fundamental contar con expertos negociadores que sean capaces de modificar aquellos patrones que afectan la imagen o perfil del mexicano, como es el respeto a la puntualidad, el compromiso y la capacidad para la toma de decisiones a niveles intermedios. En general, veo con buen pronóstico la tendencia de incorporar a los planes de estudios de diversas Universidades materias específicas de negociación en Licenciaturas como Ciencias Políticas y Administración Pública, Relaciones o Negocios Internacionales, Derecho o Economía, a fin de fortalecer la preparación de los futuros profesionales. Esfuerzo que considero debe apuntalarse con un enfoque multilateral, es decir, que permita abrir puentes de comunicación y entendimiento para la negociación con diversas culturas, ya que el intercambio y cooperación internacional ya no puede restringirse a una agenda bilateral con el vecino del norte, aún cuando sea una potencia mundial y nuestro principal socio comercial.

En un contexto global, considero que el negociador mexicano debe potenciar las fortalezas que lo caracterizan, al dar un peso específico a la persona, al ser humano y a los valores culturales más básicos, como el respeto a la familia y a valores y principios que se adquieren a partir de ésta, como la gentileza, calidez y cortesía en su forma de interactuar con las personas. Es un rasgo muy mexicano y que aporta un valor intangible a las relaciones diplomáticas y de cooperación entre las naciones. Además, es la llave para crear relaciones fuertes que generan confianza, que facilitan el intercambio de ideas y permiten llegar a acuerdos, a partir de una mayor disposición a  seguir colaborando, ya que el mexicano logra establecer lazos amistosos y duraderos. Paralelamente, debe emprenderse un cambio de actitud respecto a aquellos factores de nuestra cultura que influyen negativamente en el estilo de negociar, como el concepto que tenemos del tiempo, el compromiso y los comportamientos que no sean congruentes con el Estado de Derecho.

Para ser un negociador eficaz es preciso dedicar tiempo a conocer las costumbres, particularidades y cultura del país con que se va a negociar, respetar el protocolo y tener cuidado con el lenguaje no verbal de las personas. Negociar implica desarrollar habilidades y capacidades, tener ciertos atributos, adquirir conocimientos técnicos y experiencia. Expertos en la materia distinguen en general las siguientes

  • Habilidad para escuchar
  • Capacidad de mantenerse alerta
  • Intuición
  • Habilidad de entender las señales
  • Paciencia
  • Flexibilidad
  • Planeación
  • Creatividad
  • Simpatía
  • Autoconocimiento y autoestima
  • Empatía
  • Aspiraciones
  • Perseverancia
  • Conocimientos
  • Facilidad de negociación

En la negociación, las personas deben saber que no existe un estilo puro de negociador, que todos poseen una mezcla, pero con una tendencia más o menos definida hacia uno u otro estilo. Por otro lado, es bueno recordar que al negociar también entran en juego las formas de actuar y razonar de cada una de las personas, la forma de percibir los mensajes, el contexto y la realidad de las cosas. Es decir, una percepción no es determinante pero sí orientadora respecto al estilo de negociar de personas de distintos países; en el caso mexicano, puede haber o no coincidencia en la apreciación que un extranjero tenga de nosotros como negociadores; sin embargo, es útil tomarla en cuenta para reconocer y mejorar los hábitos y costumbres que puedan afectar nuestras relaciones entre nosotros y con el exterior. Esto implica un ejercicio de responsabilidad, sensibilidad y apertura.

Fuentes consultadas:
  • Aguayo, Sergio, “El estilo mexicano de negociar”, en El Norte, 17 de abril, 1992.
  • Baker y McKenzie, Faire des Affairs au Mexique. Canada-Mexique: Partenariat pour la Réussite, 3a ed., Prospectus, Montreal, Canadá, 1995.
  • Harris, Phillip R. y Robert T. Moran, Managing Cultural Differences, 3a ed., Gulf Publishing, EUA, 1991.
  • kras, Eva, Cultura Gerencial: México-Estados Unidos, Grupo Editorial Iberoamérica, México, 1990.
  • —–, La Administración Mexicana en Transición, Grupo Editorial Iberoamérica, México, 1991.

Zarpar y navegar

In Política y Economía de México on July 27, 2013 at 4:12 pm

pactopormexico

¿Será capaz este acuerdo político, llamado Pacto por México, sostenible, duradero y efectivo para el país?

El gobierno del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, logró este acuerdo histórico para el arranque de su gestión, y al parecer le apuesta a dicho instrumento de negociación política el éxito de los 95 puntos contenidos en él y firmados con los líderes partidistas estratégicos para ejercer el poder. Si bien es cierto que la pasada contienda electoral de julio no afectó de manera trascendente el Pacto entre actores políticos, el próximo periodo de sesiones en el Congreso de la Unión, y con él las iniciativas que posiblemente condicionen la continuidad y/o efectividad del Pacto por México (esto es, la reforma política y fundamentalmente, la reforma energética), determinarán el futuro de este gobierno, y con él, el de la nación.

Aquí el análisis de Silva-Herzog y solo al tiempo los resultados esperados…

http://blogjesussilvaherzogm.typepad.com/el_blog_de_jess_silva_her/2013/07/zarpar-y-navegar.html

Pobre Servicio Exterior Mexicano de Carrera

In Política Exterior Mexicana on July 13, 2013 at 4:42 am

Por Leonardo Ffrench Iduarte
Embajador de México de Carrera, jubilado.

El Servicio Exterior Mexicano de carrera (SEM) fue fundado en 1829. Es el más antiguo servicio civil de carrera en nuestro país. Le ha dado a México grandes satisfacciones, entre ellas, el que de su seno hayan surgido los dos primeros mexicanos ganadores de un Premio Nobel. Además, su concepción y estructura fueron base para la creación del servicio civil de carrera, iniciado durante la administración del Presidente Fox. Sin embargo y a pesar de lo anterior, hoy podría considerársele como “una especie en vías de extinción”…

Afirmo lo que antecede porque el último día de sesiones de la LXI Legislatura, la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, dictaminó favorablemente, sin un solo voto en contra, una iniciativa integral de reformas a la ley vigente del SEM que lo actualizaba, fortaleciendo su estructura y, por primera vez en la historia, velando por la precaria situación por la que atraviesan sus integrantes que han pasado a la jubilación forzosa u obligatoria, por tener “la desgracia” de haber cumplido 65 años de edad. Esta iniciativa integral de reformas fue elaborada por tres diputados del PRI, Heliodoro Díaz Escárrega, Carlos Flores Rico y Beatriz Paredes.

Paradójicamente, la propia Comisión de Relaciones Exteriores de la citada Cámara de Diputados, pero ahora de la LXII Legislatura, encabezada por otro diputado del PRI, Eloy Cantú Segovia, decidió desecharla, con algunos argumentos ridículos, como considerar que si se aumentaba a 70 años la edad de jubilación obligatoria, se violarían preceptos de la Ley Federal del Trabajo (…), olvidando que los miembros del SEM, como todos los trabajadores al servicio del Estado, pueden jubilarse voluntariamente al cumplir 55 años de edad, con una antigüedad mínima de 15 años. Así como considerar que si en la SRE se creaba un fondo para pensiones complementarias, como existe en la Suprema Corte de Justicia y en el Tribunal Superior de Justicia, entre otras instituciones de la administración pública federal y más recientemente en la UNAM, se afectarían las finanzas del ISSSTE…¡Qué absurdos!

Mientras no se fortalezca al SEM de carrera, en todos los rangos de las ramas diplomática-consular y técnico-administrativa, como lo proponía la iniciativa integral de reformas recientemente desechada, México seguirá perdiendo elecciones para que destacados ciudadanos encabecen organizaciones internacionales, como fue recientemente el caso de la Organización Mundial de Comercio (OMC), y algunos años antes de la OMS, la OPS, la Expo Mundial 2010, la OEA y el FMI.

Tal parece que nuestras altas autoridades no acaban de entender que lo que se destine del presupuesto federal al SEM no es un gasto, sino una inversión. Así lo comprenden Brasil y otras naciones que han desplazado a México del lugar privilegiado que ocupó durante buena parte del siglo veinte. Países iberoamericanos, menores que el nuestro en población, nos superan en número de embajadas y de consulados, así como de personal de carrera. Ni se diga de una potencia como EUA.

Es así que, por ejemplo, Argentina tiene 82 embajadas, Brasil 125, Cuba 123 (con 11 millones de habitantes), España 118 y México solo 75, con 112 millones de habitantes. (EUA 171). En cuanto a consulados, Argentina tiene 60, Brasil 61, España 88 y México 67 (50 de ellos en EUA). Y en personal de carrera Argentina tiene 2,316 integrantes, Brasil 4,415, España 3,317, México únicamente 1,200. (EUA 15,150).

Si México desea en serio, como lo han declarado en variadas ocasiones el Presidente Peña Nieto y el Secretario de Relaciones Exteriores Meade Kuribreña, convertirse en un actor con responsabilidad global y recuperar buena parte del prestigio e imagen que lo distinguieron durante casi todo el siglo veinte, deberá primero fortalecer al SEM de carrera en todos sus rangos, porque este SEM es, quiérase o no, la infraestructura sobre la que se puede construir una sólida política exterior. De otra manera, si continúan improvisándose a políticos como diplomáticos y cónsules “a la carrera”, se acelerará su extinción y más pronto que tarde asistiremos a su entierro.

Frontera México-Estados Unidos

In Política Exterior Mexicana on June 13, 2013 at 5:16 pm

Frontera-Mexico-EUALa competitividad de México, y de hecho de toda Norteamérica, depende en buena medida de la evolución de la frontera entre México y Estados Unidos. De ahí la importancia de conocer las implicaciones que tiene para los dos países, particularmente para el nuestro, la puesta en marcha de acciones conjuntas para mejorar la vida de sus ciudadanos. De acuerdo con especialistas en el tema, esta frontera ofrece enormes oportunidades por su intercambio comercial, riqueza cultural y amplios recursos naturales. Christopher Wilson estima que aproximadamente 6 millones de empleos norteamericanos dependen del comercio con México; impacto económico que es aún mayor para México.

El Centro Norteamericano de Estudios Transfronterizos de la Universidad Estatal de Arizona, el Colegio de la Frontera Norte y el Centro de Estudios Internacionales Woodrow Wilson presentaron el reporte “The State of the Border: A Comprehensive Analysis of the US-Mexico Border“, organizado en cuatro enfoques:

  1. Comercio y competitividad
  2. Sustentabilidad
  3. Calidad de vida
  4. Seguridad

El objetivo es difundir el estado de la frontera, que impacta a los dos países más allá de los 3140 km donde viven 14.6 millones de habitantes (que habitan en los condados de Estados Unidos y en los municipios de México); ofreciendo también estrategias de mejores políticas frente a los principales retos que enfrentan los gobiernos de ambos países para solucionar los problemas públicos que comparten.

Principales recomendaciones para los gobiernos de Estados Unidos y México: 

  1. Realizar un índice de desarrollo transfronterizo.
  2. Invertir recursos en información de inteligencia para tener un flujo más expedito en la frontera y disminuir al mismo tiempo el tráfico de drogas y armas.
  3. Hacer más efectivos los lazos fronterizos, con una toma de decisiones bajo un enfoque regional, definida desde Washington y la Ciudad de México.
  4. Mejorar los índices de calidad de vida de la región para detonar un mayor desarrollo económico.
  5. Incorporar a los jóvenes y empoderar a las mujeres en la construcción de políticas públicas.
  6. Ampliar el diálogo entre ciudades a lo largo de la frontera (más allá de San Diego y Tijuana), para promover una sola voz y que transmitan las necesidades reales de las ciudades de las fronteras.
  7. Impulsar un buen manejo de los naturales, a través de asistencia técnica especializada y financiamientos para mejorar la situación medioambiental de las comunidades de la región.
  8. Promover la calidad educativa para desarrollar un pensamiento cooperativo en la solución de los problemas que comparten ambos países.

Recomiendo ampliamente revisar el documento, puesto que ofrece una visión realista, proactiva y de calidad en su análisis de la situación actual de la frontera que comparten los gobiernos de Estados Unidos y México. Le apuesta a una cooperación bilateral de respeto y responsabilidad compartida, en contraste a una de conflicto y nacionalismos mal entendidos. De esta forma, si los países le apuestan a las grandes ventajas y oportunidades que ofrecería una frontera norte con mejores condiciones en asuntos como comercio, seguridad, medio ambiente, salud, educación, entre otros, sin duda valdría la pena el esfuerzo por el gran potencial económico que representa ésta

Ver link: http://www.wilsoncenter.org/sites/default/files/mexico_state_of_border_0.pdf

Antonio Nunez on Storytelling

Brand Storytelling - Corporate Storytelling - Personal Storytelling - Political Storytelling

CNN

Últimas noticias en español de Latinoamérica, Estados Unidos y el mundo

Experimentación en innovación educativa

Campaña permanente

El blog de Comunicación política de Rafa Laza

Ana Ramírez de Arellano | Marketing Político Internacional

Blog dedicado a la campañas digitales en política internacional.

Politica 2.0

Acción politica en la Sociedad de la Información

christiangutierrez

Otra visión de la Política

DiGital ReVolution

Avances en Tecnología, Sociedad y Administración Pública

De Revolutionibus Orbium Argentum

Sobre el movimiento de las esferas argentinas

%d bloggers like this: